Tres suboficiales (R) de la Armada fueron condenados a cinco años de cárcel

En los primeros días de la dictadura cívico-militar, los marinos formaban un grupo represivo que secuestró y torturó a Juan Arancibia Jerias, militante socialista, habitante del Cerro Los Placeres, de Valparaíso.

Por EL AGORA / Foto: ARCHIVO

Tras unos días de espera entre la condena y la sentencia, la Justicia chilena finalmente condenó a tres suboficiales en retiro de la Armada por el secuestro y tortura de un joven poblador del Cerro Los Placeres, de Valparaíso, durante los primeros meses de la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet.

Valentín Evaristo Riquelme Villalobos, Juan de Dios Reyes Basaur y Héctor Vicente Santibáñez Obreque, fueron condenados a cinco años y un día de prisión, de acuerdo alfallo del ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, Max Cancino.

La sentencia dio por acreditado que «existió una agrupación de inteligencia militar, jerarquizada y disciplinada denominada Servicio de Inteligencia de la Comandancia de Área Jurisdiccional de Seguridad Interior, conocida como SICAJSI, que operó activamente a partir del 11 de septiembre de 1973, conformada por agentes pertenecientes a las diversas reparticiones de la defensa nacional, particularmente por funcionarios de la Armada de Chile, cuyo objetivo principal fue la represión de personas opositoras al régimen militar, para lo cual se procedía a su búsqueda y detención, las que luego eran privadas de libertad para la obtención de información mediante tortura física y psicológica».

Fue así como, en enero de 1974, Juan Arancibia Jerias fue detenido por las autoridades del Servicio de Inteligencia de la Comandancia de Área Jurisdiccional de Seguridad Interior (SICAJSI), en atención a su militancia política en el Partido Socialista, lo que se concretó en su domicilio ubicado en el Cerro Los Placeres, Valparaíso, donde vivía con sus padres, siendo conducido por funcionarios militares al Cuartel Silva Palma».

En ese recinto, Arancibia Jerias fue salvajemente torturado, con el fin de que delatara a otros miembros de su partido.


Luego, el joven fue conducido a los recintos de detención llamados Isla Riesco y Melinka, y finalmente a la Cárcel Pública de Valparaíso, siendo liberado desde ese lugar en agosto de 1974. Se hizo presente que en la causa militar, en copia tenida a la vista, aparece que la víctima sólo fue puesta a disposición de la Fiscalía el 24 de mayo de 1974″, indicó el dictamen.

La sentencia ordena el cumplimiento efectivo de la pena impuesta a los condenados, denegándose la petición de que cumplieran su pena en un domicilio.