Tribunal condena a Jair Bolsonaro a consecuencia de las muertes por covid-19 en Brasil

La sentencia afirma que el presidente brasileño podría haber salvado al menos 100 mil vidas si hubiera adoptado una política responsable durante la pandemia.

Foto: Pressenza

El Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) condenó al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la pandemia de covid-19, e indicó en su sentencia que con una política “más responsable” podría haber salvado por lo menos 100 mil vidas.

Aunque la condena no debería tener consecuencias prácticas para Bolsonaro, la decisión podría aumentar la presión internacional contra el mandatario brasileño y alejarlo de la reelección.

Los jueces optaron por no condenar a Bolsonaro por genocidio, ya que esto implicaría la existencia de pruebas de que el presidente actuó premeditadamente contra una población específica. Sin embargo, la condena se enviará a la Corte Penal Internacional de La Haya, donde el presidente está acusado de crímenes contra la humanidad.

El organismo internacional, creado en los años 70, no tiene el peso del Tribunal de La Haya ni la capacidad resolutiva de actuar contra un Estado o un jefe de gobierno, pero la condena es considerada por grupos de la sociedad civil, ex ministros y juristas como una importante sanción para exponer a Bolsonaro ante el mundo.

Se estableció que el mandatario fue responsable directo de graves violaciones a los derechos humanos y de crímenes contra la humanidad. Bolsonaro, según el tribunal, cometió actos “maliciosos” e “intencionados” contra su población.

Los miembros del organismo recomendaron a la Corte Penal Internacional que siga evaluando la posibilidad de un genocidio cometido por el Estado durante décadas y recientemente intensificado.

“A diferencia de la mayoría de las sentencias de nuestro Tribunal Permanente de los Pueblos, esta sentencia se refiere a la responsabilidad personal; es decir, a la responsabilidad penal de una sola persona: a la culpa del presidente brasileño Jair Messias Bolsonaro por crímenes de lesa humanidad”, señala la sentencia.

Agrega que “el crimen del que fue responsable el presidente Bolsonaro consiste en una violación sistemática de los derechos humanos, por haber provocado la muerte de decenas de miles de brasileños debido a la política insensata que promovió con relación a la pandemia de covid-19”.

Contrariando la posición unánime de los científicos de todo el mundo y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, Bolsonaro no sólo provocó que la población brasileña no adoptara las medidas de distanciamiento, aislamiento, protección y vacunación destinadas a limitar la infección, sino que varias veces creó diversos obstáculos para ellas.

Para calificar los actos como crímenes de lesa humanidad, la ley sigue estableciendo que es necesario demostrar la intencionalidad. En la sentencia, el tribunal señaló que Bolsonaro optó deliberadamente por salvar la economía. “Se eligió el mayor mal: la aflicción a las vidas humanas. La muerte masiva fue producida por una decisión dolosa o por omisión”, concluyó el tribunal.

Con sede en Roma, Italia, y definido como un tribunal internacional de opinión, el Tribunal Permanente de los Pueblos se dedica a determinar dónde, cuándo y cómo se han violado los derechos fundamentales de los pueblos y las personas.

Creado en noviembre de 1966, el tribunal fue organizado por el filósofo británico Bertrand Russell, con la mediación del escritor y filósofo francés Jean-Paul Sartre y la participación de intelectuales de la talla de la escritora Simone de Beauvoir, el activista estadounidense Ralph Shoenman y el escritor argentino Julio Cortázar.