Tribunal declara culpable a Felipe Rojas por el homicidio de Fernanda Maciel

En fallo unánime, los tres jueces establecieron la culpabilidad del acusado por los delitos de violación con homicidio, aborto, inhumación ilegal y hurto por hechos ocurridos en Conchalí en 2020.

Por EL ÁGORA / Foto: ATON

El Segundo Tribunal Oral en lo Penal de Santiago declaro culpable este martes a Felipe Rojas Lobos, el único acusado por el homicidio de la joven Fernanda Maciel, quien estuvo desparecida durante 499 días.

Al inicio del juicio, el 6 de marzo pasado, la Fiscalía Metropolitana Centro Norte había solicitado la pena de presidio perpetuo calificado, es decir, un mínimo de 40 años antes de una petición de un beneficio carcelario.

La jefa de la Fiscalía Género y Violencia Intrafamiliar (VIF), Patricia Varas, y el fiscal Ulises Berríos presentaron 58 testigos, 41 peritos, diversos documentos y prueba material, con los que se buscó comprobar el delito y obtener la pena solicitada.

Antes de conocer el veredicto, Rojas había hecho uso de su derecho a declarar, señalando: «Sé que no existe forma de reparar el daño causado a la familia de ella. Me disculpo públicamente por todo lo que han tenido que pasar».

LOS HECHOS
Hay que recordar que Fernanda Maciel desapareció el 10 de febrero de 2018, cuando tenía 21 años y se encontraba con un embarazo de siete meses. En junio de 2020 se hallaron sus restos al interior de una bodega en Conchalí, lugar donde trabajaba Rojas, quien era su vecino.

En su presentación, la fiscal Varas indicó: «Obrando sobre seguro, ya que se encontraba solo en el lugar y aprovechando la relación de confianza que mantenía con la víctima, la superioridad de sus fuerzas, el estado de gravidez y contextura física de Fernanda Maciel Correa, (Felipe Rojas) se abalanzó violentamente sobre ella por la espalda, aplicando fuerza y evitando que pudiera oponer resistencia, para luego violarla, colocándole un vínculo de género en su cuello, apretándolo, hasta causarle la muerte por estrangulación».

Varas añadió que el acusado «se encontraba en pleno conocimiento» de que la víctima estaba encontraba embarazada, y que luego realizó un hoyo bajo tierra para enterrar el cuerpo, cubriéndolo con cemento y tierra.

Aparte, apuntó que «con ánimo de lucro y sin la voluntad de su dueña, procedió a apropiarse del celular avaluado en la suma de $50.000 pesos, que posteriormente vendió en el persa de Zapadores el mismo día de los hechos».