Turquía: 41 mineros mueren en accidente en una mina de carbón

La mina de carbón de la ciudad de Amasra sufrió una enorme explosión de origen desconocido a cientos de metros bajo tierra.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Fotos: IHA y DEPO PHOTOS

En la tarde del sábado comenzaron los funerales de los 41 mineros muertos durante un accidente ocurrido el viernes en una mina de carbón en el norte de Turquía.

Familiares desesperados habían esperado toda la noche en el frío frente a la mina de la empresa estatal Turkish Hard Coal Enterprise (TTK) en Amasra, en la provincia costera del Mar Negro de Bartin, esperando noticias. En el momento de la explosión, el viernes por la noche, había 110 mineros trabajando a hasta 350 metros bajo tierra.

Su espera se convirtió en devastación al mediodía del sábado. Las mujeres lloraron en el funeral del minero Selcuk Ayvaz, cuyo ataúd estaba envuelto en la bandera roja y blanca de Turquía, mientras el presidente Recep Tayyip Erdogan llegaba al lugar de los hechos y dijo que se había alcanzado el cuerpo de un minero desaparecido, confirmando que 41 estaban muertos.

Erdogan estuvo flanqueado por funcionarios, mineros y rescatistas, mientras prometía poner fin a los desastres mineros.

“No queremos ver deficiencias ni riesgos innecesarios. Las razones de la explosión y los responsables, si los hubiere, se revelarán tras una investigación administrativa y judicial, que ya se han iniciado. Nuestra prioridad era llegar a los trabajadores atrapados bajo tierra”, dijo Erdogan.

En total 11 personas resultaron heridas y fueron hospitalizadas, cinco de ellas en estado grave, mientras que otras 58 lograron salir de la mina por sus propios medios o fueron rescatadas ilesas.

La explosión ocasionó un incendio y llamaradas que también produjeron varios heridos. Más de 12 horas después del incidente, el fuego todavía era visible, reportó la televisión turca.

El sindicato DISK señaló que ninguna de las advertencias sobre seguridad en la mina fueron tomadas en cuenta.

El ministro de Energía, Fatih Donmez, dijo que las labores de rescate estaban casi terminadas. Anteriormente, había dicho que había un incendio en una zona donde habían quedado atrapados más de una docena de mineros.

Las evaluaciones preliminares indicaron que la explosión fue probablemente causada por gas grisú, que es una referencia a los gases inflamables que se encuentran en las minas de carbón, dijo Donmez anoche. Tres fiscales estaban investigando la explosión.

Celal Kara, minero de 40 años que trabaja en el turno de día, dijo que apenas supo la noticia fue a ayudar en el rescate: “Vimos una escena espantosa, no se puede describir, es muy triste. Todos son mis amigos… todos tenían sueños”, dijo Kara con la cara cubierta de hollín.

Las ambulancias estaban preparadas en el lugar. Los equipos de rescate fueron enviados a la zona, incluso desde las provincias vecinas, dijo la agencia de gestión de desastres de Turquía, AFAD. Un humo oscuro salía de la entrada de la mina, que está rodeada de bosques.

Un técnico minero de TTK dijo a la cadena NTV que su equipo de personal de rescate y seguridad laboral llegó al lugar el viernes por la noche. Ismail Cetin dijo que bajaron a la mina y caminaron unos 2,5 kilómetros con su equipo y camillas. Recuperaron nueve cuerpos, a los que llamó “mártires de la mina”.

DISK, un sindicato de izquierda, dijo en un comunicado que estaban “tristes y enfadados”, porque las muertes se podrían haber evitado, pero que las sugerencias de seguridad del sindicato fueron ignoradas. Calificó la explosión de “una masacre… Lo importante es valorar a las personas mientras están vivas (…) Hay minas en todo el mundo, pero estos desastres siempre ocurren en las minas de Turquía”, remarcó.

La peor catástrofe minera de Turquía se produjo en 2014, cuando 301 mineros murieron tras un incendio en el interior de una mina de carbón en Soma, en el oeste del país.