Turquía enfrentará un incierto balotaje

El presidente islamista Recep Erdogan deberá competir el 28 de mayo con el socialdemócrata Kemal Kiliçdaroglu.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: TWITTER

Las elecciones presidenciales de Turquía pasarán a segunda vuelta después de que el presidente Recep Tayyip Erdogan derrotara a su principal rival, Kemal Kilicdaroglu, pero no lograra superar el mínimo del 50 por ciento de los votos necesario para evitar el balotaje, cuyo resultado se anticipa impredecible.

El conservador islamista, de 69 años, superó las predicciones de los encuestadores y de su rival laico, y ganó la primera vuelta con un 49.51% frente al 44.88% de Kilicdaroglu, con un escaso número de votos emitidos desde el extranjero que falta por contabilizar.

Erdogan se convirtió en presidente en 2014 y fue reelecto en 2018, y es uno de los emblemas del auge de líderes elegidos de manera democrática, pero con mano de hierro. Y aunque Turquía es miembro de la Organización del Atlántico Norte (OTAN), Erdogan mantiene cercanía con el presidente ruso, Vladimir, y ha sido un hombre clave para retrasar el ingreso de Finlandia a la alianza, además de sostener el veto para la entrada de Suecia.

“Todos tenemos que respetar la voluntad del pueblo”, afirmó Erdogan anoche, y agregó -en un discurso conocido y repetido por la derecha en el mundo entero- que en segunda vuelta los ciudadanos deberán optar por un camino incierto o la “seguridad y estabilidad” que él les ofrece.

Kiliçdaroglu, de 74 años, líder que agrupó a gran parte de la oposición, ha prometido una mayor apertura hacia Occidente.

La oposición espera beneficiarse del enojo de los votantes por la actual crisis económica del país, después de que la política poco ortodoxa de Erdogan de mantener bajas tasas de interés, y que llevó a una inflación del 85% el año pasado.

También se culpa a Erdogan de una lenta respuesta al terremoto que causó la muerte de 50 mil personas en febrero.

La segunda vuelta se llevará a cabo el 28 de mayo, y tiene un difícil pronóstico, pues no se tiene certeza sobre las preferencias del tercer candidato, el nacionalista Sinam Ogan, quien obtuvo cerca del 5,6% de las papeletas.

Ogan dijo en una entrevista que sólo apoyaría a Kilicdaroglu si éste descartaba cualquier concesión a un partido prokurdo, el tercero más grande del parlamento.

El partido apoya a Kilicdaroglu, por lo que se le ha acusado de tener vínculos con militantes kurdos, algo que él niega.

Los 2,8 millones de votantes que apoyaron a Ogan en la primera vuelta serán cruciales para Kilicdaroglu si quiere derrotar a Erdogan.