Turquía: rescatistas encuentran sobrevivientes a cinco días del terremoto

Este sábado lograron sacar de entre los escombros a cinco personas de una familia sepultada tras el sismo de 7.8 en la localidad de Nurdag. Los últimos reportes hablan de más de 30 mil muertos.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO AP

Parece increíble, pero a cinco días del terremoto de magnitud 7.8 que afectó a Siria y Turquía el lunes pasado, los rescatistas rescataron este sábado a cinco miembros de una familia que sobrevivieron entre las ruinas de su casa en la localidad de Nurdag, en la provincia de Gaziantep.

Una madre y su hija, Havva y Fatmagul Aslan, fueron las primeras en salir de la montaña de escombros, luego los equipos de rescate lograron sacar al padre, Hasan Aslan, quien insistió en que salvaran primero a su otra hija, Zeynep, y a su hijo, Saltik Bugra, según una radio local.

Hasan fue rescatado el último. Los socorristas aplaudieron y gritaron ”¡Dios es grande!” mientras el hombre era trasladado a una ambulancia.

El dramático operativo, 129 horas después del sismo, que dejó más de 25 mil fallecidos hasta ahora, elevó a nueve el número de rescatados este sábado, a pesar de que las esperanzas de encontrar a gente viva son cada vez menores. Entre los sobrevivientes había un desorientado adolescente de 16 años y una mujer de 70.

“¿Qué día es hoy?”, preguntó Kamil Can Agas, el joven rescatado en Kahramanmaras, a los socorristas, según la televisora NTV.

Los rescates ofrecieron destellos de alegría en medio de la devastación días después de que el terremoto de magnitud 7,8 registrado el lunes derribase miles de edificios, matara a más de 30.000 personas en los dos países, dejara cerca de 100.000 heridos y a millones de personas sin hogar. Un sismo de casi la misma magnitud, que probablemente fue provocado por el primero, causó más destrucción apenas unas horas más tarde

En la ciudad turca de Antakya, los rescatistas trasladaron a Ergin Guzeloglan, de 36 años, a una ambulancia tras sacarlo de un edificio caído.

Pero no todo tiene un final feliz: a primera hora de este sábado, los operarios llegaron hasta una niña de 13 años atrapada en la provincia de Hatay y la intubaron. Pero la joven murió antes de que los doctores pudieran amputarle una extremidad y liberarla de los escombros, reportó el diario Hurriyet.

Aunque los expertos afirman que las personas atrapadas pueden vivir una semana o más, las posibilidades de encontrar sobrevivientes disminuyen. Los rescatistas empezaron a utilizar cámaras termales para detectar señales de vida entre los escombros, un indicio de la debilidad que tendrían ya los atrapados.

Las temperaturas continúan bajo cero en toda la región, y muchas personas carecen de refugio. El gobierno turco ha distribuido millones de comidas calientes, así como tiendas de campaña y mantas, pero sigue teniendo dificultades para llegar a muchas personas necesitadas.

La catástrofe agravó el sufrimiento en una región acosada por los 12 años de guerra civil en Siria, que ha desplazado a millones de personas dentro del país y las ha dejado dependientes de la ayuda. Los combates han obligado a millones de personas a buscar refugio en Turquía.