U. Católica goleó en La Portada y mantuvo en el fondo a La Serena

El cuadro “cruzado” se impuso clara y categóricamente por 4-0, reforzando sus intenciones de al
menos clasificar a un torneo internacional al final del campeonato.

Acaso la jugada que mejor resume lo que fue el encuentro entre Deportes La Serena y Universidad Católica, que terminó a favor del elenco “cruzado” por 4-0, en La Portada, se produjo en el minuto 80. En una de las pocas desaplicaciones del fondo del equipo de Ariel Holan, arrancó Ramírez en solitario rumbo al arco de Dituro. Su remate cruzado, sin embargo, se perdió completamente desviado cuando la opción del meta era nula.

Queremos decir con esto que, aparte de que Universidad Católica es mejor equipo, y que ha venido levantando progresivamente su juego, hubo una diferencia notable de contundencia y de arqueros entre ambos rivales. La solvencia de Dituro destacó más que nunca, teniendo al frente a un arquero que, como López, hasta ha sido seleccionado nacional. Mientras el meta “cruzado” mostró una llamativa seguridad para repeler, atajar o desviar remates envenenados, el arquero serenense, aunque en los goles poco tuvo que ver, lejos estuvo de ofrecer la solvencia de otras oportunidades.

Lo otro tuvo que ver con la definición. Con sus recursos y sus armas, cada equipo enhebraba bien la jugada, sólo que, conforme llegaban al área, era notable a diferencia. Mientras Universidad Católica anotó cuatro goles y se perdió dos o tres más, Deportes La Serena dejó la impresión de que podían jugar 90 minutos de agregado y jamás sus atacantes iban a poder convertir un gol. Tuvo que ver por cierto Dituro en esa situación, pero en otras la posibilidad de anotar se perdió sólo por atolondramiento o grosera impericia de los delanteros locales.

Deportes La Serena venía de caer estruendosamente frente a Everton, y no era por cierto este compromiso el más propicio para levantar cabeza. Necesitado de puntos, además, el cuadro de Marini salió a proponer y no a refugiarse. Y mal no se insinuaba, porque el toque era rápido y las combinaciones bastante precisas, sólo que llegando al área se carecía de esa cuota de inventiva, habilidad e improvisación para superar a una defensa bien parada.

Con mejores jugadores, Universidad Católica, en cambio, se hacía sentir en el área misma. Su armónico y cohesionado juego hablaba a las claras de una mecanización de movimientos, de la búsqueda constante de espacios, y eso fue desarmando a un bloque que, además de ser superado, sufrió dos goles exclusivamente por fallar en la salida.

El marcador estaba 1-0 a favor del elenco “cruzado” cuando el lateral derecho serenense, Buss, cometió un error básico: jugar hacia el medio. Fuenzalida, muy vivo, anticipó y con disparo violento y bajo anotó un tanto que a esas alturas ya era lapidario. Y la tercera conquista fue parecida, en el sentido que un jugador serenense perdió el balón a la salida del área, lo jugaron pronto para la banda y el centro fue empalmado vistosamente en la boca del arco casi por un Zampedri que, con una cabriola, la hizo llegar a las mallas, conquista que significaba, además, que el goleador “cruzado” llegaba a los 15 goles en este campeonato.

En suma, un 4-0 que no admite objeciones. Que acerca a Universidad Católica a su objetivo de clasificar para una copa internacional, al paso que mantiene en el fondo a un Deportes La Serena que no posee mucho para salir del foso.

PORMENORES

Campeonato Nacional. 24ª fecha.

Estadio: La Portada.

Público: 6.379 mil espectadores.

Árbitro: Juan Ignacio Lara.

D. LA SERENA (0): López; Buss, Ferrario, Alarcón, Díaz; Erbes (63’ Ramírez), Carreño, Cáceres,
Dittborn (46’ Jorquera); Cavallaro (46’ Andrade), Suazo (63’ Paredes).

U. CATOLICA (4): Dituro; Isla (75’ Rebolledo), Ampuero (78’ Asta-Buruaga), Kagelmacher, Parot;
Aued, Saavedra (63’ Leiva), Pinares; Fuenzalida (75’ Orellana), Zampedri y Montes (63’ Tapia).

Goles: Para Universidad Católica, Montes (cabeza) a los 19’, Fuenzalida a los 38’ y 74’ (cabeza) y
Zampedri a los 56’.

Tarjetas amarillas: En La Serena, Díaz, Alarcón y Suazo.