Un caso raro: ¿por qué las cebollas en Filipinas cuestan más que la carne?

La inflación, el cambio climático y una fuerte tormenta tropical explican el fenómeno.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

En Filipinas, un kilo de cebollas rojas cuesta ahora más que uno de carne de vacuno. Desde el miércoles, las cebollas rojas locales cuestan hasta 550 pesos filipinos (equivalentes a unos 8.200 pesos chilenos), según el Departamento de Agricultura de ese país.

Un kilo de ternera se puede comprar en hasta 480 pesos filipinos, mientras que un pollo entero llega a costar 220 pesos. Y las cebollas son un alimento básico en la cocina filipina y del sudeste asiático.

La cebolla está presente en casi todos los platos filipinos, explica Marilene Montemayor, asistente del Banco Mundial para Asia Oriental y el Pacífico. Montemayor trabaja en Washington, pero es filipina.

“¿Cómo puedes probar la comida sin cebolla? Mi familia filipina, a la que llamo a menudo, lleva quejándose de los precios de la cebolla desde Navidad. Es como el oro”, dice Montemayor.

Los precios de la cebolla en Filipinas han estado muy por encima de la media mundial desde el otoño. El pasado viernes, el Ministerio de Agricultura aprobó un plan de importación de 21.060 toneladas métricas de cebollas -equivalentes a 23.215 toneladas chilenas- para paliar la escasez nacional de cebollas y hacer bajar los precios.

Las variedades amarillas y rojas importadas llegarán antes del 27 de enero, según el portavoz adjunto del Departamento de Agricultura, Rex Estoperez, quien afirmó que se trata de una solución “temporal”.

La escasez se produce incluso cuando los productores locales produjeron 23,30 toneladas métricas de cebollas en el tercer trimestre de 2022, por encima de las 22,92 toneladas métricas durante el mismo período de 2021, según la Autoridad de Estadísticas de Filipinas.

Para la isla, que consume unas 17 mil toneladas métricas de cebollas al mes, importar cebollas no es nada nuevo. Suele comprar a China y a otros países del sudeste asiático. Pero preocupa que la importación de cebollas afecte a los productores locales, que se preparan para la cosecha, que suele empezar en febrero y durar hasta abril, según Danilo Fausto, presidente de la Cámara de Agricultura y Alimentación de Filipinas.

Junto con la inflación, el cambio climático ha sido motivo de preocupación. Como país insular situado en una región tropical, Filipinas está especialmente expuesta al aumento de las temperaturas y de las precipitaciones, que perturban el crecimiento de los cultivos.

En agosto, una fuerte tormenta tropical en Filipinas obligó a las escuelas a cerrar al día siguiente de que se reanudaran las clases presenciales, tras el cambio a la enseñanza en línea durante la pandemia.

“Los países en desarrollo son más vulnerables, pierden más cuando se producen estas perturbaciones climáticas y tienen menos recursos para hacer frente a sus efectos adversos”, declaró el presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos Jr., en una cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático celebrada en noviembre.

Las autoridades filipinas esperan que las importaciones de cebolla ayuden al país en los próximos meses.

¿Un consuelo? Los huevos son más baratos en Filipinas que en el resto del mundo. Una docena de huevos cuesta ahora alrededor de 1,92 dólares en Filipinas, por debajo de la media estadounidense, 3,59 dólares, y de los 2,33 dólares en Chile.