Un «clásico» de la U: entre la presión de Montillo por renovar y el desgarro de Beausejour

No es una semana apacible de preparación para los azules, que ante la Católica debieran comenzar su repunte con el venezoano Dudamel en el comando técnico.

Por CAMILO REY

En los días previos a un clásico especial, con el venezolano Rafael Dudamel en el banco, la U quedó entrampada en situaciones que indefectiblemene se repiten a lo largo del tiempo. Una de ellas ya está en las tradiciones más genuinas de los representantes de jugadores, que siempre echan a correr la madeja de sus intereses cuando los clubes se debaten en situación precarias, ya sea deportivas o econónicas.

A fines de la semana pasada, el represetante del volante Walter Montillo apareció profusamente en la prensa reclamando por la demora en la renovación del volante, lo que refrendó la esposa del jugador desde las redes sociales. La presión evidente por apresurar una decisión del club no difiere demasiado de lo que hace el apoderado de Jorge Valdivia desde otro lado, pugnando por reflotar la figura del antiguo «Mago» en la órbita de un Colo Colo.

Como sea, la situación de Montillo inquieta a los seguidores azules, ya que dentro de la pobreza general de esta temporada, el argentino ha mostrado fogonazos de su gravitació en la cancha y siempre fue al frente en los contínuos momentos conflictivos.

Ahora, Montillo dijo a radio ADN que no extenderá el vínculo con el club, debido a que el actual presidente no cumplió su «compromiso del año pasado» de renovarle los primeros días de noviembre. El malestar del mediocampista puede ser atendible, pero también lo sería que la U como institución argumentara que el campeonato estuvo detenido seis meses por la pandemia y eso ha perjudicado a la «industria» en general.

En eser contexto, Montillo no entrenó este lunes en el CDA, al paso que desde el ámbito médico de los azules se dejó entrever la existencia de un desagrrro que -nuevamente- descartaría a Jean Beausejour -uno de los sueldos más altos del plantel- por el resto de este año. No hace mucho, además, la institución había anunciado que no estaba en condiciones de renovarle su contrato al marcador de punta «ni siquiera por la mitad de su sueldo actual». Acaso coincidencias del fútbol postpandemia, nada más…