Un espejo para el recambio: Villanueva, Jiménez y Matías tras el síndrome del retorno

La vuelta de Carlos Villanueva y Luis Jiménez a Palestino así como el regreso de Matías Fernández a Colo Colo representan casos afines de cracks de figuración internacional que, a despecho de la trayectoria, optaron por una repatriación voluntaria impulsada más por lo emocional que lo económico.

Para un fútbol sin  recambio permanente de nivel, los 34 años del mediocampista Carlos Villanueva –que retorna a Palestino luego de 11 temporadas en ligas europeas y árabes-, representa un beneficio evidente más allá del facilismo mediático de “jubilar” a todos las figuras que pasaron las tres décadas y que, en rigor, pueden ser el mejor espejo para impulsar la anhelada renovación. Humberto Suazo (39) en Deportes La Serena, Luis Jiménez (36) en Palestino, Walter Montillo (36) en la U, Matías Fernández (34) y Esteban Paredes (40) en Colo Colo son casos emblemáticos que condimentan el próximo retorno de un torneo paradójicamente tan amenazado por el receso como por la pandemia.

El zurdo emergió de Audax Italiano y pasó por Católica, Blackburn Rovers y 4 clubes de Arabia Saudí y Emiratos Árabes, antes de tomar la compleja decisión del regreso a un país que, en rigor, evidentemente le ofrece más estímulos emocionales que materiales respecto a lo qie disfrutaba en los Emiratos Árabes.  En ese marco, el orgullo de Palestino tras gestionar su repatriación para jugar desde septiembre parece tan comprensible como el factor que determinó su aprobación al cambio: laamistad con Luis Jiménez, figura y capitán de los tricolores y con quien planean conformar dupla técnica en un futuro cercano.

«Lucho es mi mejor amigo o uno de mis tres mejores amigos en el fútbol y siempre hablamos de la competencia en Chile. Me ha contado su buena experiencia y me convenció de volver. Él recalca que ha disfrutado este tiempo jugando en Chile, yaque se fue muy joven al extranjero. Y me parece un buen argumento, porque yo lo que más extraño es el camarín chileno”, confesó el Piña Villanueva.

Según reconoce el talentoso volante que pasó por las cambiantes nóminas del entrenador Marcelo Bielsa en 2007-2008, “nuestro proyecto de familia siempre fue retornar al país. Y por eso agradezco a Palestino, a sus dirigentes y entrenador, que mostraron un gran interés hacia mi persona como jugador, haciéndome sentir valorado. Yo vengo a ser un aporte al fútbol chileno, no voy sólo por cumplir y retirarme ”, enfatiza.  

La apuesta del Palestino de Ivo Basay apunta a capitalizar la sinergia del Mago Jiménez y el Jeque Villanueva en un mediocampo que, de seguro, será atractivo a la vista y prolijo con la pelota. El reto de ambos, al fin, plantea que los años no producen daños con el blindaje del profesionalismo y la pasión…