Una relación poco amorosa

  • La pareja de Felipe Seymour, panelista de un programa de televisión, lanzó una bomba en relación al trabajo del técnico de la U, y jefe directo del jugador, obviamente. Ante el sismo que esto provocó, el volante declaró que no compartía sus opiniones.

June Zeitune es argentina, titulada de Odontología, pero hoy trabaja de modelo, es influencer y también las hace de panelista de un programa de la cadena ESPN Chile.

Ella, como todos los que participan en “ESPN F Show”, da opiniones y, también como todos los que trabajan o han trabajado alguna vez en la tele, sabe que de vez en cuando es bueno decir algo para provocar “ruido” mediático. Para subir la sintonía. Es el negocio, no nos hagamos los giles. De algo hay que vivir…

Este lunes, June Zeitune vio su oportunidad para salir de la clandestinidad en que estaba para encontrar su minuto de fama y se mandó un comentario potente al hablar sobre el tema de moda: la crisis de Universidad de Chile. Dijo la panelista que “en la posición en que está la U, tienen que ganar puntos como sea, a puro pelotazo, a planchazos, no sé, cómo sea, tienen que sumar puntos. Yo creo que (el DT) Diego López no es quien debe estar ahí, los jugadores ya no encuentran respuestas en él”.

Esto último fue lo que hizo arder Troya.
¿Qué tiene de particular el comentario? ¿Acaso no es lo que piensan muchos? ¿No es la posición mayoritaria de los comentaristas (periodistas y ex jugadores) cercanos a la U lo que han venido pidiendo en las últimas semanas?

Lo llamativo, lo que en verdad es distintivo, es que la dentista June Zeitune es la pareja de Felipe Seymour, el capitán de Universidad de Chile. Por tanto, sumando dos más dos, se entiende que la afirmación sobre el entrenador y su relación con los jugadores no es una idea peregrina ni menos un invento, sino que una información que tiene un elemento valioso: se sostiene de una fuente calificada.

La modelo, en rigor, desde el punto de vista periodístico más puro, hizo un trabajo perfecto porque fue a una fuente directa, confiable y oficial antes de dar a conocer una información.

¿Cuál es el problema, entonces? Que la fuente directa, su novio… salió a desmentirla públicamente.

Felipe Seymour, previa reunión con sus compañeros (los desconfiados) y con el DT (el que no genera las confianzas), se presentó ante los medios para decir que “no existe filtración de información (por los dichos de su novia), sino que es una opinión, que no comparto”. O sea, le quitó el piso a su pareja en términos de credibilidad, al señalar que una “información” en realidad era una “opinión”.

Lo más llamativo de todo es que Felipe Seymour, tras su “aclaración” de los hechos determinó que “el tema está cerrado”. Es decir, decidió que ya no se hable más sobre filtraciones, desconfianzas y malas relaciones.

Pero no, Seymour se equivoca. Todavía hay harto paño que cortar en el tema. Pero no sólo en términos futbolísticos (la U da jugo semanalmente como para pensar en cortar su caudal de informaciones), sino que de relación: la suya con la modelo devenida en panelista.

Vamos viendo. ¿Él jamás comenta lo que le pasa en el trabajo a su pareja? ¿Nunca se imaginó que ella, trabajando en un programa donde se habla de fútbol, se hablaría de él o de su equipo? Si su pareja está inventando cahuines ¿la demandará? ¿dirá que es “mala leche”? ¿la vetará como hacen los futbolistas con los periodistas cuando dicen o escriben algo que no les gusta? ¿terminará su relación amorosa? ¿apoyará de alguna manera a June a buscar otra pega ahora que su credibilidad quedó por los suelos?

Quién sabe. Esto de las desconfianzas no sólo se dan en los camarines.

El amor, cosa tan rara…