Unión Española cortó su mala racha goleando al líder

Después de cinco partidos sin ganar, el club hispano superó contundentemente 4-1 a O´Higgins, cumpliendo de esa forma un viejo adagio del fútbol: técnico que debuta, gana.

Por MATÍAS ALCÁNTARA / Foto AGENCIA ATON

Luego de un arranque más que vacilante (un triunfo, dos empate y tres derrotas), que costó incluso la salida de su entrenador Jorge Pellicer, la Unión Española recuperó la memoria en un partido de viernes por la noche que tuvo harta historia: chambonadas (como decía don Sergio), expulsiones y muchos goles.

El encuentro comenzó con un aviso de lo que ocurriría después, con una buena llegada de Cristián Palacios, goleador que mostró todo su oportunismo para marcar los dos primeros goles. En un primer tiempo donde resistió la presión celeste, la Unión logró irse al descanso con un gol en la última jugada, gracias a un premio que posiblemente todavía no merecía, pero el acierto del uruguayo mandó a los rojos con ventaja al vestuario (47`).

Antes O`Higgins logró batir a Sánchez a través de Larrondo, pero una posición de adelanto detectada por el VAR anuló el tanto. El argentino-chileno tuvo que abandonar la cancha por lesión a los 37`, una baja que los locales lamentaron muchísimo.

En el complemento las buenas noticias continuaron favoreciendo al equipo de César Bravo, que como establece una máxima de este deporte, técnico que debuta, gana. Y ese objetivo en el estreno pareció más cercano aún con una nueva conquista del Chorri Palacios, esta vez con tremenda complicidad del buen meta Batalla, que pese a haber embolsado el balón, lo soltó al momento de caer al piso. Licencia que el artillero no desaprovechó (51`). Sin embargo, la duda se instaló en Rancagua por la expulsión de Galdames, que confundió el tobillo de un adversario con el balón.

No obstante, la diferencia numérica no afectó a la Unión. Por el contratrio, a los pocos minutos estiró distancias con un contragolpe que finalizó con autogol de Seymour (62`), en una jugada que casi termina en gol celeste algunos segundos antes.

El 3-0 sin duda era demasiado castigo para O´Higgins, que veía como el objetivo de escaparse en la tabla a esas alturas era una utopía, pese a la inyección anímica que llegó con el descuento de Ramón Fernández, con un frentazo luego de un buen desborde de Castro (64`).

En los últimos minutos la Unión supo manejar los tiempos, evitando que O`Higgins pudiera estrechar aún más el marcador. Sánchez no fue exigido en los pasajes finales, donde siempre dio la impresión de que era más probable un tanto rojo que celeste. Y justamente llegó en la última jugada, ya cuando ambos equipos estaban con diez futbolistas debido a la expulsión de Castro (por insinuación del VAR). La Unión Española cerró la goleada con una contra finalizada con un zurdazo de Larenas (96`).

La Unión se sacudió de los malos resultados con una gran presentación ante uno de los líderes. El equipo de Santa Laura, con un nuevo entrenador que le dio confianza a jugadores como Chumacero (que hasta el momento no la había tenido), se sacó la presión y sorprendió a un cuadro que se vio superado por un marcador que ningún puntero de torneo espera.

PORMENORES

Estadio El Teniente de Rancagua.

Árbitro: Manuel Vergara.

O’Higgins (1): Augusto Batalla; Brian Torrealba, Diego González, Matías Cahais, Antonio Díaz (65′, Iván Rozas); Felipe Seymour, Ramón Fernández, Tomás Alarcón; Facundo Castro, Marcelo Larrondo (37′, Gustavo Gotti), Francisco Arancibia. DT: Dalcio Giovagnoli.

Unión Española (4): Diego Sánchez; Stefano Magnasco, Jonathan Villagra, Thomas Galdames, Mario Larenas; Alejandro Chumacero, Víctor Méndez, Ignacio Núñez; Rubén Farfán (79′, Marcelo Jorquera), Cristian Palacios (89′, Patricio Rubio), Bastián Yáñez (59′, Luis Pavez). DT: César Bravo.

Goles: 0-1: 47′, Palacios (UE); 0-2: 51′, Palacios (UE); 0-3: 62′, Seymour, autogol (UE); 1-3: 64′, Fernández (OH) ; 1-4: 96`, Larenas (UE).

Tarjetas amarillas: González y Fernández (OH);  Villagra (UE). 

Tarjetas rojas: 55`, Galdames (UE); 88`, Castro (OH).