Valeria Lazcano vuelve a cometer desacato y se expone a apercibimiento de arresto

La directora del Departamento de la Mujer del municipio de Las Condes volvió a desafiar una orden judicial que la obligaba a contactar a su hija de seis años con su abuela paterna.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Valeria Alejandra Lazcano Flores, de 34 años, ex modelo, trabajadora social y directora del Departamento de la Mujer y Equidad de Género del municipio de Las Condes, enfrenta una realidad de la que quiere escapar a toda costa, y que a corto plazo puede ser peor.

Acusada de agredir físicamente a su ex suegra, de 75 años, y de impedirle reiteradamente que la mujer vea a su hija de seis años, Lazcano Flores (foto principal) no sólo enfrenta el temor de perder su empleo, sino que podría enfrentar un largo y penoso proceso con consecuencias insospechadas.

Esta semana, Lazcano -nuevamente y en desacato al tribunal- hizo caso omiso a una resolución judicial de la Corte de Apelaciones de Santiago que la obligaba a establecer una videollamada entre la querellante, Julia Reyes, y la niña, a quien su abuelita no ve hace tres años, por lo que nuevamente debería ser citada, y según fuentes judiciales, esta vez bajo apercibimiento de arresto.

Reyes está desesperada por la situación: “Es todo tan injusto. Hace tres años que no veo ni estoy con mi nieta. Injusto, porque esta mujer no hace caso de nada. No puedo entender por qué pasa todo esto. Hice la llamada y ni siquiera contestó. Entonces no entiendo dónde está la Justicia, si yo lo único que quiero es ver a la niña…”.

El caso se remonta a algunos años: concretada la separación del matrimonio, Lazcano le prohibió a su marido tener tiempo con su hija. Luego, denunciada ante Tribunales de Familia, la justicia determinó que el padre y la abuela de la niña tenían derecho a verla.

Pero Lazcano no sólo hizo caso omiso al fallo (incumplió el dictamen en 54 ocasiones), sino que en la última oportunidad agredió verbal y físicamente a la señora Reyes, tal como quedó registrado en el celular de la hija de Reyes. “El hecho fue denunciado en Carabineros, adjuntado a la causa, y los daños fueron constatados en el Cesfam de La Reina. Eso además de muchos insultos, amenazas, acoso”, afirma la señora Julia, quien además enfrenta al cáncer de mama por segunda vez, enfermedad por la que ha sido operada en tres ocasiones.

De hecho, sigue un tratamiento por 10 años con Tamoxifeno, medicamento que se emplea como terapia complementaria tras finalizar la cirugía y quimioterapia y ha demostrado en diferentes estudios que disminuye considerablemente la probabilidad de que se produzca una reincidencia de los tumores.

“Me negaron verla tantas veces, que ya no sé qué puertas tocar. Al menos verla a través de una videollamada me aliviaría este dolor, esta herida tan grande. Pero hasta ahora seguimos esperando”, concluye, acongojada.