Vendían lanzacohetes por Facebook: cuatro militares detenidos

Un agente encubierto de la PDI logró desenmarañar el caso, y el Ejército ya puso a disposición de la Justicia los antecedentes y a los involucrados.

Por EL ÁGORA / Fotos: TWITTER (X)

Un lanzacohetes antitanque usado, entre otras armas, ofrecían en Facebook un civil y cuatro funcionarios del Ejército de Chile que fueron arrestados por personal de la Brigada del Crimen Organizado (Brico) de la Policía de Investigaciones (PDI) gracias al trabajo de un agente encubierto.

Según un comunicado emitido por el Ejército, “alrededor de la medianoche de ayer jueves, y en el marco de un procedimiento que efectuó personal de la Policía de Investigaciones se realizaron allanamientos de domicilios, donde fueron detenidos cuatro funcionarios de la institución por infracción al artículo 10 de la Ley Nº17.798 de Control de Armas. Los detenidos serán formalizados durante esta jornada”.

Agrega que se encuentra “prestando toda la colaboración a los organismos pertinentes para el desarrollo de las indagatorias. Se dispuso una investigación sumaria administrativa, a fin de establecer las circunstancias en que ocurrieron los hechos”.

La institución aclaró que los lanzacohetes “corresponden a envases de material en desuso, percutado y no activo”.

Se trata de tres lanzacohetes AT4, dos escopetas, una pistola semiautomática Glock con dos cargadores, además de municiones calibres 12, 16 y 38. Así como ocho cartuchos 556 y 24 cartuchos 762, que son calibres de guerra.

Una de las armas confiscadas.

El operativo se pudo realizar gracias al trabajo de un agente que acordó un encuentro con Juan José Sepúlveda, civil, en la comuna de Maipú. El sujeto ofrecía en Facebook armamento bélico modelo AT4, que tenía un valor de dos millones 500 mil pesos.

Cuando Sepúlveda llevó a cabo la transacción acordada, los detectives procedieron a detenerlo. Tras eso, confesó que el arma había sido vendida por Carlos Parada Donoso, funcionario activo del Ejército, con quien habría realizado un negocio en el que cada uno ganaría un millón de pesos por la venta.

Por lo tanto, funcionarios de la PDI allanaron la casa de Parada, quien reveló que el material bélico fue entregado por un teniente del Ejército de iniciales EEMA, quien también fue detenido, lo mismo que el cabo primero JATB.