Venezuela, el rival «saca técnicos» de La Roja (II parte)


Comenzado el nuevo milenio, el desafío era clasificar a la primera Copa del Mundo que se realizaba en dos sedes: Corea del Sur y Japón 2002. Tras una Copa América 2001 en la que se había avanzado una ronda (con triunfos ante Ecuador y Venezuela y derrota ante el local, Colombia y contra México), Chile estaba en un escenario clasificatorio que había empezado a los tumbos.
Leer I parte.

Por PATRICIO VARGAS

Las primeras fechas anticipaban lo que se vendría, cayendo en el primer partido por 1-4 ante Argentina, para luego empatar con Perú como local. La primera victoria vino en la cuarta fecha frente a Paraguay, en Santiago. El 15 de agosto del 2000, el alma parecía volver al cuerpo con un recordado 3-0 sobre Brasil, con una actuación soberbia de Marcelo Salas. 

Pero, luego de eso, el despeñadero: caídas consecutivas ante Colombia, Ecuador, Argentina, Perú, Uruguay, Paraguay y empate como local ante Bolivia.  A esas alturas, ya era difícil convencer a los seleccionados que militaban en el extranjero de que vinieran a defender a la Selección. Entre las derrotas consecutivas y luego de la caída ante Argentina, Nelson Acosta había sido cesado de sus funciones en enero de 2001, tras la Copa Millenium disputada en Calcuta, India.

Con Pedro García en el banco, la Selección se armaba como podía. A la dificultad de convencer a algunos jugadores de asistir (los futbolistas se quejaban que desde los comunicados a los clubes, así como las reservas aéreas, se hacían a última hora), se sumaban las lesiones de Marcelo Salas en la Juventus.

El sábado 1 de septiembre de 2001, Chile vencía, en la despedida de Iván Zamorano de La Roja, a la Francia campeona del mundo y de la Eurocopa. El 2-1 a favor, con goles de Galdames y de Navia (Trezeguet anotó para los galos), permitían ilusionarse con el partido que se disputaría tres días después. 

Pedro García.

Sin embargo, lo que vino fue un desastre. El equipo Vinotinto, dirigido por Richard Páez, festejó las anotaciones de su hijo, Ricardo, y de su gran figura, Juan Arango, quienes signarían un dos a cero que pudo haber sido mayor, en medio de los ¡oléeeee! burlescos de nuestra propia hinchada.

Era la primera vez que en instancia cualquiera (clasificatorias, amistosos, Copa América) Chile perdía como local ante Venezuela. Pedro García dejaría su cargo, asumiendo Jorge Garcés. Como nunca antes había ocurrido, Chile concluiría último en la estadística hacia un Mundial con este formato. Los jugadores chilenos esa noche coinciden en el exceso de confianza que experimentaron luego de ganarle a Francia.

En el proceso siguiente, iniciado por Juvenal Olmos y cerrado por Nelson Acosta, se estuvo cerca de rasguñar el repechaje rumbo a Alemania 2006. Tras ese ciclo, vendría la generación dorada.

Ahora caímos nuevamente ante Venezuela, por primera vez como visitantes en Clasificatorias. A diferencia de las dos derrotas recién descritas, la ANFP ha confirmado al cuerpo técnico, que, para muchos, logró algo de crédito luego de ganarle a Perú, pero lo hipotecó de inmediato con la derrota en Caracas. En marzo, en las siguientes dos fechas, nos jugamos gran parte del viaje a Qatar. 

Es de esperar que se ganen ambos partidos (a Paraguay en casa y a Ecuador en Quito) y enmendemos el rumbo. Que así sea.

Los goles de la derrota de Chile ante Venezuela (año 2001):