Vidal fue genio y figura en la gran victoria del Inter

Respondiendo a la “ley del ex”, el volante chileno reservó lo mejor de su repertorio para exhibirlo frente a la Juve, el equipo que lo consagró en Italia, y anotó su primer gol en la Serie A.

Por JULIO SALVIAT

Obstruyó la salida coordinada que pretendía la defensa de Juventus, vio bien ubicado a su compañero Nicoló Barella y le entregó la pelota, se acercó al área buscando la devolución y llegó justo para empalmar el centro con un potente cabezazo.

Así fue el gol con que, a los 12’ de juego, Arturo Vidal encaminó al Inter de Milán a una valiosa y merecida victoria 2-0 sobre el equipo que comanda Cristiano Ronaldo y que era su acompañante en la lucha por alcanzar al Milan, puntero de la Serie A italiana.

Jugó 77 minutos el Rey Arturo y su actuación fue destacada por esa conquista como por el nivel que exhibió, lejos el mejor que ha mostrado desde que volvió al fútbol italiano. Tres veces amagó a la portería visitante, en jugadas de mucho riesgo, y fue un sacrificado peón en las tareas defensivas; se mostró amigo del balón al acertar el 90 por ciento de los pases que efectuó, siete de ellos bastante largos; cometió menos faltas de las que acostumbra (tres) y recibió dos.  Con todo eso, varios medios lo consideraron el mejor del partido.

Respondiendo a la “ley del ex”, Vidal anotó y reservó lo mejor de su repertorio para exhibirlo frente al equipo que lo consagró en Italia.

El segundo gol del Inter lo convirtió Barella con un remate furibundo después de un fulminante contraataque de área a área propiciado por Alessandro Bastoni, a los 51’.

La segunda conquista apagó los fuegos de la Juve y aquietó las aguas del Inter, que siempre estuvo más cerca de ampliar su ventaja que de sufrir un descuento. La única vez que los visitantes pudieron anotar, a tres minutos del último pitazo, el arquero Samir Andanovic evitó el gol con una atajada notable.

Ya había dejado la cancha Vidal cuando ingresó Alexis Sánchez. Los cuatro minutos que jugó lo mostraron muy activo. No tuvo mucha influencia en el juego, pero recibió diez veces el balón y generalmente lo jugó adecuadamente.

Con el 2-0 el Inter quedó momentáneamente compartiendo la punta con el Milan, su clásico y coterráneo rival.

A poco más de 100 kilómetros de distancia, otro chileno también sudó poco. A los 84, el juvenil Luis Rojas ingresó por Niccoló Zanellato y reforzó la tenencia de balón para que su equipo, el Crotone, mantuviera el 4-1 con que derrotó al Benevento.

La goleada le significó al Crotone un gran aliciente en su lucha por no descender. Sigue último en la tabla, pero la mejoría en su juego y la estrechez de las distancias le permiten  mirar el futuro con una ilusión que parecía perdida.

Revisa el gol de Arturo y el compacto del partido: