(VIDEO) Chilenos por el mundo: de la frustración de Tiane al feo desaire a Bravo

La portera no pudo evitar la derrota ante Barcelona y es subcampeona de la Champions League femenina. Y el arquero de Betis fue nuevamente a la banca, pese a la ausencia de Rui Silva: Pellegrini prefirió al tercer guardameta.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE F. / Foto: AGENCIAS

Mientras Barcelona frustraba una vez más a Christiane Endler en su afán de ser campeona de la Champions League, Claudio Bravo era desairado en España.

La portera del Olympique de Lyon no pudo evitar que las catalanas ganasen el trofeo, al vencer 2-0 en el estadio San Mamés, en Bilbao.

La chilena hizo un correcto partido, y poca resistencia pudo oponer en los dos goles. El primero fue de la vigente Balón de Oro, la española Aitana Bonmatí (63’), y el balón rebotó en una defensora, descolocando a la portera.

Lyon buscó la igualdad, pero careció de la precisión necesaria para marcar en arco rival.

Y, en los descuentos, la recién ingresada Alexia Putellas puso el 2-0, con un sorpresivo izquierdazo alto y potente (90+5’).

Unos 400 kilómetros al sur, en el estadio Santiago Bernabéu, Claudio Bravo sufría una verdadera afrenta de parte de Manuel Pellegrini. El portero, quien dejará al Betis, tenía la posibilidad de despedirse en grande.

Era el último partido de la temporada, ante el campeón, Real Madrid, y el portero titular, Rui Silva, estaba ausente, aquejado de una gastroenteritis. Pero el DT chileno no conoce de romanticismo, y escogió al tercer guardameta para reemplazarlo: Fran Vieites, de 25 años. El partido terminó 0-0, y Bravo vio todo el partido desde la banca.

Pellegrini tuvo una explicación: “Claudio termina contrato con el club y había que ver cómo estaba Fran. Para él hoy era una responsabilidad y una oportunidad muy grande”. Y agregó: “Era un buen partido para ver sensaciones de cara a la temporada que viene. Claudio no ha podido participar demasiado esta temporada por tema de lesiones, pero en el vestuario ha sido una pieza muy importante”.

Otro habría pensado que era, por tanto, una ocasión propicia para agradecerle con una titularidad, con una despedida en cancha. Como lo hizo su colega del Real, Carlo Ancellotti, que a los 63’ sacó a Thibaut Courtois y colocó a Kepa Arrizabalaga bajo los palos.

Pero claro, Ancelotti fue un gran mediocampista, de largas y prolíficas campañas en Parma, Roma y el Milan. Eso, pese a que padeció de varias lesiones graves. Fue ganador de la Copa de Europa, la Supercopa, la Copa Intercontinental y la Liga italiana. Y con la selección de Italia jugó los Mundiales de México 86 e Italia 90, además de dos Eurocopas. En cambio, Pellegrini es ingeniero…

Vea un resumen del partido: