(VIDEO) Copa América: los dioses y “Dibu” Martínez clasificaron a Argentina

Superada en gran parte del partido por Ecuador, tras el 1-1 final el portero fue pieza clave en la tanda de penales con que el cuadro transandino se convirtió en el primer semifinalista del torneo.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE F. / Foto: TWITTER (X)

En uno de los partidos más bajos de la era Scaloni, Argentina se sobrepuso a todo y pasó a semifinales de la Copa América.

Y cuando decimos “a todo” hablamos especialmente de Ecuador y de Lionel Messi. De Ecuador, porque el equipo de Félix Sánchez fue superior a lo largo de los 90 minutos. Y de Messi, porque el volante actuó evidentemente disminuido físicamente, y porque fue el único argentino que erró su penal en la tanda definitoria.

Rebobinemos.

En la primera media hora, una albiceleste irreconocible parecía un muñeco de trapo en manos de un gigante ecuatoriano. En ese lapso, se creó el equipo de Sánchez tres ocasiones claras, desperdiciadas por atacantes atolondrados o contenidas por la defensa y su portero.

Hasta que a los 33’, Messi lanzó un tiro de esquina, pivoteó MacAllister y Lisandro Martínez, completamente solo, la cabeceó al arco desguarnecido. El arquero Domínguez la sacó de adentro, pero el árbitro uruguayo Andrés Matonte (confirmó lo mal juez que es) y sus secuaces no parecieron verlo.

Fue el primer acierto argentino y la primera desatención ecuatoriana. Poco después, se fue el primer tiempo con esa sensación de injusticia que se mantuvo por largos pasajes.

En el segundo tiempo, Matonte dejó que ambos equipos se pegaran a mansalva. En ese vaivén, MacAllister, Romero y González; y Valencia, Hincapié y Moisés Caicedo coquetearon con la roja que merecían. Con un árbitro “de verdad”, ambos terminan con 9.

Argentina no inquietaba ni se creaba ocasiones de gol, mientras su rival seguía arrinconando. A los 62’ llegó la oportunidad de restablecer el “orden universal”. Mano clara de Rodrigo De Paul, y Matonte cobró el penal. Sin embargo, Enner Valencia -con “Dibu” Martínez vencido- estrelló el balón en el vertical.

Herido, Ecuador se fue encima y terminó con cuatro delanteros. A los 90+1’, Kevin Rodríguez acertó un cabezazo y batió la estirada de Martínez. El VAR demoró un siglo en validar el gol, pero los amarillos (que jugaron de azul profundo) querían más.

Y en los descuentos, Minda desbordó por la izquierda y centró para la entrada frontal de Jordi Caicedo (que entró a los 87’). El atacante se elevó y se le vino encima toda la historia del fútbol ecuatoriano: desvió lastimosamente. Inmediatamente vino el pitazo final y los penales.

Abrió la tanda Messi, y el crack falló una vez más. Pero el suspenso duró poco. Martínez, el “Dibu”, se agigantó y ganó el partido solo. Les atajó inmediatamente (y de gran forma) a Mena y a Minda, mientras Álvarez y MacAllister convertían. Más tarde lo harían los ecuatorianos Yaboah y Jordi Caicedo, pero ni Montiel ni Otamendi se equivocaron. Total: 4-2 para los transandinos.

Y así fue que Ecuador fue mejor, pero Argentina fue la que avanzó a semifinales.

Resumen del partido (gentileza de DSports)