(VIDEO) La despedida de La Roja fue una bienvenida a la ilusión

En su único amistoso de la fecha FIFA previo a la Copa América, la selección chilena de Ricardo Gareca derrotó con autoridad a Paraguay por 3-0.

Por SERGIO GILBERT J. / Fotos: TWITTER (X)

Claro, al final las lesiones del portero Claudio Bravo y del lateral Felipe Loyola, más las molestias evidenciadas por el arquero Gabriel Arias -que deberán ser evaluadas en las próximas horas para establecer sus respectivas gravedades- bajaron un poco los decibeles de la algarabía en el Estadio Nacional. Pero en ningún caso borraron lo esencial: que la Roja hoy dirigida por Ricardo Gareca pudo establecer de modo rotundo su propuesta ante un brioso, pero poco certero Paraguay, al cual derrotó con autoridad por 3-0 con goles de Víctor Dávila (2) y Eduardo Vargas.

Y es que, incluso más allá del resultado, Chile exhibió antes de partir a Estados Unidos a disputar la Copa América, varias certezas que se pueden ir anotando ya en favor del trabajo de Gareca.

Alexis Sánchez encuentra su lugar: Pese a que permanece en él las ansias de estar cerca del arco para poder seguir sumando goles en su cuenta personal, el tocopillano claramente se está asentando donde realmente le sirve hoy a la Roja; en posiciones de salida más que de definición. Por muchos pasajes del partido, Sánchez se recogió incluso a la altura del volante central Erick Pulgar, y eso fue pura ganancia para él y para Chile puesto que así tuvo la pelota y espacio y tiempo para cerrar jugadas, como en el primer gol de la Roja.

Víctor Dávila es el goleador de Chile en la era Gareca, con tres conquistas.

Los laterales son punteros: Mauricio Isla, por la derecha, y Gabriel Suazo, por la izquierda, fueron factores clave para construir jugadas. Incluso el ex jugador de Colo Colo fue fundamental en los dos goles de Víctor Dávila con centros precisos y con intención. Claro, tanto Isla como Suazo no son igualmente efectivos en la marca. Pero son aportes indiscutibles para que Chile sume presencia en el área rival.

Un mediocampo variado: Era una incógnita ver cómo construiría Gareca su mediocampo. Y lo hizo con un rombo con Erick Pulgar como volante central, Víctor Dávila y Marcelino Núñez como externos, y Diego Valdés de “enganche”. La gracia de este grupo fue la capacidad de intercambiar funciones, de amoldarse a las necesidades del partido que planteó Paraguay y la gran presencia ofensiva que tuvo con Dávila y Valdés, esencialmente. Si se suman los nombres de Rodrigo Echeverría y Darío Osorio, se puede decir con cierta certeza que Chile está recuperando el tono de su mediocampo, algo que estaba bastante extraviado en los últimos años.

Más juego directo, menos posesión: Pese a que tiene jugadores de buen pie, Gareca está privilegiando más el ataque directo que la posesión. Chile jugó rápido, a uno o dos toques y sólo cuando vio un alza del rival decidió aquietar y controlar la pelota. En la carta de principios, es un ajuste a las partituras que se tocaban desde los últimos meses de Jorge Sampaoli en la Roja.

Varias cositas a tener en cuenta en la feliz despedida de la Roja, versión nueva generación.

PORMENORES

Partido amistoso.

Estadio: Nacional.

Público: 45 mil espectadores, aproximadamente.

Árbitro: Pablo Echavarría (Argentina).

Chile (3): C. Bravo; M. Isla, M. Catalán, I. Lichnovsky, G. Suazo; V. Dávila, E. Pulgar, M. Núñez; D. Valdés; A. Sánchez y E. Vargas. DT: Ricardo Gareca. Cambios: 46’, G. Arias por Bravo; 62’, F. Loyola por Isla y R. Echeverría por Pulgar; 71’, M. Bolados por Valdés y B. Brereton por Vargas; 83’, B. Kuscevic por Loyola.

Paraguay (0): C. Coronel; I. Ramírez, G. Gómez, O. Alderete, N. Giménez; F. Peralta, S. Cubas; J. Enciso, Alejandro Romero Gamarra, Ángel Romero; A. Bareiro. DT: Daniel Garnero. Cambios: 46’, M. Villasanti por Peralta, D. Bobadilla por Cubas y M. Almirón por Alejandro Romero; 70’, R. Sosa por Bareiro y A. Arce por Ángel. Romero; 80’, F. Balbuena por Alderete.

Goles: 17’ y 37’, Víctor Dávila, ambos de cabeza; 52’, Eduardo Vargas.

Tarjetas amarillas: Isla (CH); Peralta (P).

Compacto del partido: