(VIDEO) La era de Almirón sufrió su primer tropiezo

Con un equipo de suplentes ideado para no arriesgar a nadie de cara a la Copa Libertadores, Colo Colo cayó sin apelación ante O’Higgins en Rancagua.

Por SERGIO GILBERT J. / Foto: AGENCIAS

No más se supo que el DT de Colo Colo, Jorge Almirón, había decidido jugar ante O’Higgins en Rancagua con un equipo conformado por suplentes, se instaló la duda y también la crítica. ¿Era necesaria esa determinación?

No era tan claro.

Si bien los albos juegan este jueves la vuelta ante Godoy Cruz en la fase 2 de la Copa Libertadores, conformar una escuadra inédita -y seguramente irrepetible- para enfrentar a O’Higgins en su casa, se antojaba como una apuesta demasiada alta. Riesgosa y con altas probabilidades de ser fallida, porque el rival ya había mostrado fortaleza en la primera fecha del torneo.

Y así no más fue, porque Colo Colo no sólo perdió ante los celestes -en forma justa e incluso demasiado estrecha para lo que se vio en El Teniente- sino que fomentó dudas que ahora el DT albo deberá enfrentar.

Está claro. Colo Colo puede tener jugadores de recambio que en algún momento pueden insertarse en el equipo titular (De Paul, Amor, Fuentes o Vicente y Damián Pizarro) y quizás hay que darle más tiempo para la inserción plena a sus refuerzo (Paiva y Cepeda), pero evidentemente también hay otros que simplemente no dan el nivel para siquiera parchar en circunstancias de emergencia (González, Rojas y Moya). Por lo tanto, armar un equipo con esos desniveles produce lo que pasó ante O’Higgins: que a pesar de que haya ideas, una matriz de juego e incluso conceptos estratégicos (como el juego de posesión que Almirón ya logró meter en el disco duro de su plantel), sea superado sin problemas.

La victoria de los rancagüinos, en todo caso, tiene más razones que la simple apuesta fallida de Colo Colo. El elenco de Azconzábal leyó muy bien cada momento de partido. Y tuvo en Rabello un estilete de nivel superior y varios que trabajaron como obreros (Antonio Díaz, Moya, Contreras), por lo que ganó y se posicionó en la cima de la tabla de posiciones por méritos propios.

O’Higgins ganó bien, se hizo fuerte y, principalmente, fue mucho más que el Colo Colo paliducho que mandó Almirón a la cancha. Hora de hacer la pérdida para el entrenador de los albos.

PORMENORES

Torneo Nacional. Fecha 2.

Estadio: El Teniente, de Rancagua.

Público: 9.283 espectadores.

Árbitro: Nicolás Gamboa.

O’Higgins (1): N. Peranic; S. Contreras, J. I. Díaz, L. Mosevich, A. Díaz; C. Moya, M. González, M. Maturana; M. Sarrafiore, B. Rabello; O. Bianchi. DT: Juan Manuel Azconzábal. Cambios: 63’, P. Navarro por Maturana y C. Castillo por Contreras; 82’, B. Torrealba por A. Díaz; 85’, D. Buonanotte por Rabello.

Colo Colo (0): F. de Paul; B. Gutiérrez, R. González, E. Amor, D. Gutiérrez; C. Fuentes, V. Pizarro; D. Plaza; J. Rojas, G. Paiva y M. Moya, DT: Jorge Almirón. Cambios: 54’, L. Hernández por B. Gutiérrez, D. Pizarro por Plaza y L. Cepeda por Moya; 84’, L. Benegas por D. Gutiérrez.

Gol: 32’, Rabello.

Tarjetas amarillas: J. I. Díaz y A. Díaz (O); V. Pizarro, Paiva, Rojas y Hernández (CC).

Vea el compacto del partido (gentileza de TNT Sports):