Wanderers se quedó con la Copa Chile

El cuadro porteño, que lucha por mantener la categoría, venció inapelablemente por 3 a 1 a una Universidad de Chile que pelea por el bicampeonato. Una comprobación más de que la mediocridad de nuestro torneo lo vuelve competitivo. Nivelando para abajo, cualquiera le gana a cualquiera.

Fútbol chileno típico. Wanderers, que pelea por mantener la categoría en estas tres fechas que restan del Torneo de Transición, venció inapelablemente a una Universidad de Chile que puntea el campeonato y que aspira a ser nuevamente campeón, por 3 goles a 1, coronándose, de esa forma, monarca de la Copa Chile 2017.

No sólo la “U” no pudo establecer nunca la teórica superioridad futbolística que tenía respecto de su rival previo a este partido, sino que fue abiertamente inferior a un cuadro porteño que, sin grandes luces ni figuras rutilantes, fue mejor durante la mayor parte del encuentro disputado en el Estadio Ester Roa, de Concepción.

El juego de la “U” venía sumando críticas que se soslayaban con triunfos estrechos y muy trabajados. Le había costado un mundo doblegar a Universidad Católica, que jugó mejor, y había sufrido lo indecible para superar por la mínima a Wanderers en el puerto, sumando los tres puntos necesarios para sumarse a la disputa del título con Colo Colo y Unión Española.

Esta vez, sin embargo, el cuadro de Hoyos desnudó falencias que al cabo le costaron caro. Como un ataque lento y previsible. Como una defensa que se desordena fácilmente y que, por lo mismo, no da la más mínima seguridad.

Si a eso se le suma el hecho de afrontar el partido sin un hombre con la claridad y el talento suficiente para jugar y hacer jugar al resto, se entiende que el transitar del cuadro azul, que esta vez vistió de blanco, estuviera por completo desprovisto de fluidez. El cuadro de Hoyos sólo se aproximaba “a los ponchazos”, pero sin un juego coordinado y armónico que pudiera sacar partido de la clara rusticidad de los hombres del fondo “caturro”.

Wanderers jugaba un poco mejor y se acercaba con mayores recursos a la apertura. Ya antes de la apertura de la cuenta, Herrera había ahogado dos veces el grito de gol de los porteños. A los 4 minutos, repeliendo un remate abajo del lateral Pavez jugado en ofensiva, y luego a los 15, echando al córner apuradamente una zurda un tanto pifiada de Cortés.

En el otro sector de la cancha, Castellón apenas había tenido que trabajar ante una derecha de Zacaría que, tras golpear en un defensor porteño, le fue blanda a las manos.

Por eso, que Wanderers abriera la cuenta no extrañó a nadie. Remató otra vez Pavez como eventual puntero izquierdo y el rebote le cayó a Cortés, que aceleró la jugada metiéndola al centro de inmediato. Su pase fue conectado de primera por Gutiérrez y esta vez el meta azul nada pudo hacer. Manoteó en primera instancia, pero el balón le rebotó caprichosamente en su mano izquierda para luego llegar a las mallas.

Se suponía que, frente a lo poco que era capaz de ofrecer la “U” ofensivamente, y que se transformó en absoluta pobreza luego que a los 25 minutos Pinilla debiera abandonar el campo de juego, lesionado, a Hoyos no le iba a quedar otra alternativa que incluir pronto a David Pizarro, generalmente utilizado cuando ya el segundo tiempo está en plena marcha. Y así fue: el ex porteño, recibido con una sonora rechifla por parte de los hinchas wanderinos, ingresó para la segunda etapa en remplazo de Caroca.

Pero no alcanzó a apreciarse una mejoría azul cuando ya Wanderers estiraba las cifras. Perdió un balón Matías Rodríguez y García aprovechó para ganar unos metros y, a la entrada del área, despachar el derechazo bajo. Herrera sólo pudo manotear, pero dejó el balón servido para que Pineda, que acompañaba la jugada, la hiciera llegar a las mallas desatando la locura de la hinchada caturra, que después de años veía de cerca la posibilidad de celebrar un título.

Y jugada la “U” en ofensiva, controlando el juego y las acciones aunque con escasa claridad y nula posibilidad de gol, llegó el contragolpe que liquidó el partido a pesar de lo mucho que faltaba por jugarse. Iban 70 minutos cuando otra rápida carga “caturra” sorprendió al fondo azul absolutamente mal parado. Pavez, otra vez confundido con sus atacantes, fue derribado dentro del área por Jara cuando se aprestaba a rematar y Gutiérrez aprovechó la pena máxima para ponerla en un rincón bajo, dejando al meta azul jugado para el lado opuesto.

El 3 a 0 hizo del partido un encuentro absolutamente unilateral. Con mayor razón luego que, a dos minutos de la tercera conquista “caturra”, descontara Pizarro con un gran remate bajo que primero dio el en vertical antes de llegar a las mallas.

Wanderers optó por refugiarse todavía más mientras la “U” se limaba los dientes intentando encontrar un claro. Y como este no se producía, lo que hubo entonces fue un concierto de centros aéreos para ver si por ahí un defensor fallaba o una cabeza azul llegaba antes.

Los minutos finales se consumieron inexorablemente sin que el cuadro universitario pudiera sacar partido de su estéril dominio. Recién en los descuentos una media chilena de Díaz, que superaba a Castellón, fue sacada dramáticamente al córner y desde la raya misma por la cabeza de Luna.

Los siete minutos extras que el pito Gamboa hizo jugar, plenamente justificados por las constantes interrupciones, sólo prolongaron la impotencia azul y la comprensible celebración porteña.

Y es que habían llegado al Ester Roa penquista como la víctima propicia para un nuevo festejo azul, sólo que tras 90 minutos de juego habían demostrado que la mediocridad de nuestro torneo lo vuelve, al mismo tiempo, competitivo como el que más. Es lo que se llama “nivelar para abajo”.

Como que un candidato al descenso le gane a quien aspira al título.

PORMENORES

Final Torneo Copa Chile.
Estadio: Bicentenario Ester Roa, de Concepción.
Público: 25 mil personas, aproximadamente.
Arbitro: Eduardo Gamboa.

WANDERERS: Castellón; López, Luna, Robles; García, Cuadra, Carvajal, Pavez; Cortés (85’ Cerezo); Pineda (90’ Saldías), Gutiérrez (80’ Medel).

U. DE CHILE: Herrera; Rodríguez, Vilches, Jara, Monzón; Caroca (46’ Pizarro), Reyes, Zacaría; Guerra, Pinilla (27’ Díaz) y Beausejour (73’ Leiva)

GOLES: Para Wanderers, Gutiérrez a los 34 y 70 minutos, este último de penal, y Pineda a los 50´; para Universidad de Chile, Pizarro a los 72’.

Tarjetas amarillas: En Wanderers, Luna Robles, Carvajal y Gutiérrez; en Universidad de Chile, Jara, Beausejor, Reyes, Zacaría y Díaz.
Incidencia: Gamboa le mostró tarjeta amarilla a los 65 minutos a Echeverría, que estaba en la banca azul.