Washington deplora arresto de periodista estadounidense en Rusia

Bajo sospecha de espionaje, Evan Gershkovich, de The Wall Street Journal, quedó en prisión preventiva de dos meses sin que se le permitiera consultar a un abogado.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

Evan Gershkovich, periodista estadounidense de The Wall Street Journal fue acusado de espionaje en Rusia, lo que fue rechazado por el medio de comunicación y condenado por el gobierno de Joe Biden.

“La persecución de nuestros ciudadanos por parte del gobierno ruso es inaceptable. Condenamos la detención del señor Gershkovich en los términos más enérgicos”, indicó en un comunicado la vocera de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

La funcionaria del gobierno estadounidense reiteró “de manera contundente que los estadounidenses deberían escuchar la advertencia del gobierno estadounidense de no viajar a Rusia. Los ciudadanos estadounidenses que residan o estén de viaje en Rusia deberían abandonar el país inmediatamente”.

En un editorial, el prestigioso diario internacional negó cualquier tipo de espionaje y señaló que “expulsar al embajador ruso en Estados Unidos, así como a los periodistas rusos que trabajan aquí, sería lo menos que debería hacerse (…) El momento elegido para el arresto parece una provocación calculada para fastidiar a Estados Unidos e intimidar a la prensa extranjera que aún trabaja en Rusia”.

“Déjenlo ir”, dijo Biden al responder preguntas de periodistas en la Casa Blanca, pero aclaró que el pedido del Wall Street Journal de expulsar a los periodistas rusos en Estados Unidos “no está planeado en este momento”.

El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, opinó en el mismo sentido que “eso no debería suceder. No hay motivo para ello, porque Gershkovich fue pillado in fraganti, con las manos en la masa”.

El periodista habría estado recabando informaciones sobre el Grupo Wagner, propiedad del oligarca Yevgeni Prigozhin, cercano al presidente ruso, Vladimir Putin, y que ha enviado mercenarios a Ucrania. El último artículo de Gershkovich publicado por The Wall Street Journal data del 28 de marzo bajo el titular “La economía de Rusia está comenzando a desmoronarse”.

En una audiencia ante un tribunal de Moscú negó las acusaciones, según la agencia de prensa estatal rusa Tass. El periodista estadounidense está en detención preventiva hasta el 29 de mayo, pero en caso de ser encontrado culpable, arriesga a una condena de hasta 20 años de prisión.

Se estima que Gershkovich podría ser el primer periodista extranjero detenido por sospecha de espionaje en la Rusia post-soviética.

Otros ciudadanos estadounidenses están encarcelados en Rusia, incluyendo a Paul Whelan, un ex marine arrestado en 2018 y condenado a 16 años de cárcel por cargos que él niega. “No es una táctica nueva que el presidente Vladimir Putin y funcionarios rusos detengan a extranjeros, en particular a estadounidenses”, dijo John Kirby, vocero del Consejo de Seguridad Nacional