Y ahora, ¿quién para a Nicolás Jarry?

El chileno (54º de la ATP) ganó al alemán Alexander Zverev (27º) ex número 2 del mundo, por 7-6 (3) y 6-3 en semifinales del ATP 250 de Ginebra y disputará la final con el búlgaro Grigor Dimitrov (38º).

Por SERGIO RIED / Foto: PHOTOSPORT

Nicolás Jarry demostró que su triunfo ante Casper Ruud no fue una casualidad y lo confirmó batiendo con autoridad al ex número 2 del mundo, el germano Alexander Zverev en dos sets.

Desde la primera pelota se pudo anticipar que el gigante de Las Condes era el mismo del día anterior contra Ruud. Con una regularidad abismal en su servicio y una derecha demoledora, llevo a Sacha a un tiebreak en la primera manga. Una situación ideal para quien ha sido apodado «Míster Tiebreak», por la gran cantidad de ellos que ha ganado.

Esta vez tomó una temprana ventaja que lo llevó a un contundente 7-3 .

El segundo set fue una copia del primero, sólo que esta vez Jarry logró un quiebre y le bastó con mantener el suyo, como todo el partido, para sellar el encuentro con un rotundo 6-3.

Tras el partido, el Nico comentó que la clave fue la consistencia. Yo estoy mucho más consistente que en años pasados y eso fue un punto a favor mío».

Ahora lo espera el búlgaro Grigor Dimitrov (38º), que ganó la otra semifinal en un partido épico contra el estadounidense Taylor Fritz (9º), 3-6, 7-5 y 7-6.

La única vez que se han enfrentado fue en Barcelona el 2019, con triunfo para Jarry por 2-6, 6-4 y 7-6 (para variar, un tie break).

«Será un partido contra un jugador que varía mucho los efectos, tengo que estar muy ágil y firme por los cambios que él hace con los diferentes efectos», señaló Jarry.

Finalmente, expresó que “tengo que intentar seguir sacando como lo vengo haciendo, estar concentrado y tratar de meter un par de buenas devoluciones para darme chances».

Para la final los pronósticos se han invertido y el favorito es el chileno, que ya ha escalado hasta el número 40 en el ranking ATP.

Y subiendo…