¿Y el despegue, cuándo?

El tenis chileno busca con ansias e impaciencia un tenista que reviva, aunque sea en parte, las hazañas de Marcelo Ríos, Fernando González y Nicolás Massú, pero, por diferentes razones, los llamados a tomar el relevo se han ido quedando y por ahora no asoma uno con reales opciones de renovar esas antiguas glorias. 

Por SERGIO RIED / Foto: AGENCIAUNO

Desde el retiro de Fernando González y Nicolás Massú, y un poco antes Marcelo Ríos, el tenis chileno está buscando sus sucesores. Y por un momento pareció que estos relevos aparecían con fuerza inusitada. El primero en darnos esas alegrías que yacían en el olvido, fue Nicolás Jarry, que rompió la barrera de los 50 ubicándose en el puesto 38 del mundo en julio de 2019, ganando cinco torneos challengers y el 250 de Bastad, Suecia. También fue campeón panamericano en dobles mixtos (con Alexa Guarachi) en Lima 2019.

Poco después irrumpió con fuerza inusitada Cristian Garin, que luego de ganar cuatro ATP 250, en Houston y Munich en 2019, Córdoba en 2020 y Santiago 2021, se hizo del título del ATP 500 de Río de Janeiro en 2021, lo que le valió ser el número 17 del mundo por un período prolongado, debido a la pandemia que congeló los rankings.

Más atrás asomaba el chileno nacido en Canadá, Alejandro Tabilo, quien a la par que bajaba de peso (llegó a pesar 120 kilos) subía en el ranking y nos volvía a hacer soñar.

Hasta que vino la debacle. Nicolás Jarry fue castigado por la ITF (International Tennis Federation) por consumo de sustancias prohibidas (ligandrol y estelonozol), por once meses entre enero de 2020 hasta noviembre del mismo año. Fuera de no poder participar en ningún torneo, el nieto de Jaime Fillol perdió TODOS sus puntos y una vez cumplido su castigo, tuvo que empezar desde cero, jugando torneos futures, luego challengers y ahora que, gracias a una buena cosecha de puntos y un ranking de 118°, puede jugar algunos ATP 250 y clasificaciones para torneos mayores. Cuando ya tiene 27 años.

El caso de Cristian Garin sólo se asemeja al de Jarry en el fuerte descenso en su ranking, ya que hoy es el 89° ATP. Porque su dramática caída sólo tiene un culpable y éste es él mismo y su entorno, que no puede haber cometido más errores en su manejo. Quince entrenadores en diez años, negativa de representar a Chile en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, derrotas incomprensibles, como la que sufrió en Copa Davis ante Eslovenia y una seguidilla de partidos perdidos en que nadie (ni menos él) sabía a qué jugaba. Hoy, ya con tres semanas bajo las órdenes de su reincorporado coach Andrés Schneider, perdió con el danés de 19 años Holger Rune (27°) por 7-6 y 6-1, sumando otra derrota a su larga lista.

Y para no ser menos, Alejandro Tabilo regaló una medalla de oro en los Juegos Odesur de Asunción, al caer con el desconocido brasileño Gustavo Heide (352°), por 6-3 y 6-3.

Aún tenemos fe de que estos tres sufridos mosqueteros puedan devolvernos las alegrías de antaño y nos enseñen el nuevo camino de nuestro tenis.

Sólo el tiempo (que ya se acaba) lo dirá.