Y el villano que querían «ahorcar» ahora se vistió de héroe en la U…

El mismo portero De Paul que terminó a los empujones con Espinoza en el partido anterior esta vez contuvo un penal y mantuvo la justicia de un empate donde la U no pudo reflejar en la cancha la novedad de Dudamel en el banco.

Por DANIEL PÉREZ PAVEZ

Si la derrota con La Calera en la fecha anterior fue traumática, especialmente por el round final donde Gonzalo Espinoza tomó por el cuello al portero De Paul para «calmarlo», esta vez la U se fue de la cancha con la frustración controlada tras un empate desabrido, donde los azules lucieron más en el banco por la presencia del venezolano Dudamel que en los matices de la lucha con altibajos ante un Everton de juego inestable.

El elegante traje negro que estrenó Rafael Dudamel en Sausalito fue una metáfora de los nuevos tiempos, con técnicos que desdeñan el viejo buzo deportivo para lucir radiantes ante las pantallas e impactar también a sus jugadores desde la moda. Si el partido hubiera tenido mayores emociones, está claro que nadie repararía demasiado en esos factores cosméticos del espectáculo, pero en definitiva el fútbol regaló emociones contadas y no alcanzó para algún lujo…

En todo caso, Rafael Dudamel metió mano en el equpo universitario apenas dos días y si el defenestrado Caputto intentó acertar durante meses sin lograrlo, al caribeño le queda al menos el derecho a la paciencia y tolerancia de los hinchas.

El estreno de Dudamel

Entre las necesidades de uno y otro rival, carentes de puntaje y de pretensiones en la tabla, se articuló un partido intenso pero desprolijo en el juego, con más fuerza que precisión con la pelota. Y en esa dinámica la U partió con buen impulso al influjo del infalible Larrivey, que la puso en ventaja tempranamente a los 17′. Sin embargo, ya se esfumaba el primer tiempo cuando el talentoso Juan Cuevas encajó un potente remate desde el área que no le dio opción a De Paul y estableció el que sería 1 a 1 definitivo.

La segunda mitad fue de amenazas y acomodos en la cancha, con más presión de Everton y desajustes evidentes de la U en la fase natural de cansancio físico donde se bloquean las ideas y aparecen los «cortocircuitos» en los conectores principales como Montillo y el propio Larrivey.

Entre la refriega que condicionaba ese equilibrio, se resgistró un remate de Larrivey en el travesaño antes que el cobro de un penal cometido por Delpino a los 85′ pusiera al evertoniado Walter González a doce pasos de la victoria: sin embargo, el portero De Paul salvó su arco y se convirtió en el «héroe» de la jornada a pocos días de ser aquèl villano de La Calera al que Espinoza quería «ahorcar»…

PORMENORES Estadio Sausalito. Árbitro: César Deischler. Everton (1): Johnny Herrera; Bastián San Juan, Sebastián Pereira, Cristián Suárez, Dilan Zúñiga; Benjamín Berríos, Rodrigo Echeverría, Carlos Lobos, Juan Ezequiel Cuevas; Cristian Menéndez y Walter González. DT: Javier Torrente. Universidad de Chile (1): Fernando De Paul; Matías Rodríguez, Luis Casanova, Luis Del Pino y Jean Beausejour; Camilo Moya, Fernando Cornejo y Walter Montillo; Ángelo Henríquez, Joaquín Larrivey y Nicolás Guerra. DT: Rafael Dudamel. Goles: 17′ Larrivey, 43′ Cuevas.