Yinki Lobo y sus Lobas de Osorno

Conoció el rugby y se enamoró de él, pero no tenía los espacios, lugares, ni oportunidades para practicarlo. ¿Qué hizo?… Creó su propio club. Su nombre es Yinki Lobo, tiene 26 años, es de Osorno y ésta es la historia que confirma que “todo es posible” sin importar los obstáculos. En el año 2018 le pidieron a esta comunicadora hacerse cargo del proyecto deportivo “Tercer Tiempo Rugby” .

Por CARLOS FERNÁNDEZ

Yinki Lobo.

– ¿Cómo surgió «Lobas»?

“Como yo no sabía nada de rugby y con el objeto de hacer mejor mi trabajo, empecé a ir a todos los partidos y torneos que hubieran cerca y ¡me encantó! tanto que quise aprender a jugar. En Osorno no había equipos femeninos de rugby y con el apoyo del medio de comunicación en el que trabajo, “paislobo.cl”, y los amigos del podcast hicimos las primeras convocatorias a entrenamientos abiertos… Así se gestó la creación de “Lobas de Osorno Rugby Club”.  

Tras una convocatoria, por redes sociales y de voz en voz, el 14 de febrero en 2018 se funda el club. Hoy “Lobas” cuenta con decenas de rugbistas desde los 14 años. 

En los inicios Lobas contó con el apoyo, en entrenamientos y gestión, de Christian Lobo (padre de Yinki) y Elías Butte. 

Lobas de Osorno

– ¿Qué tan difícil es jugar o gestionar rugby en Chile siendo mujer? 

“Para ser mujer rugbier hay que sumar la incompatibilidad de las labores del hogar o del cuidado de los hijos con los entrenamientos y torneos y que, aunque muchas veces se pueden hacer a un lado, debemos enfrentar los prejuicios que conlleva practicar un deporte tradicionalmente jugado y dirigido por hombres. Desde una visión personal, el rugby femenino en Chile aún no es del todo inclusivo. Nosotras solo competimos en formato 7s. Los torneos regionales, interregionales y nacionales son todos en esa modalidad y, por lo tanto, es lo que los equipos y clubes practican”.

Finalmente el seven, sin quererlo, termina excluyendo. Todas esas “mujerazas” que serían un gran pack de forwards no logran brillar en el seven.

«Para mí, el XV femenino es la forma de masificar el rugby. Este sueño se ha compartido y hecho propio por mujeres de todas las edades y sus familias y cuando me preguntan ¿cómo es estar en el rugby siendo mujer?… ¡es justamente así!…trabajar por hacer realidad los “sueños compartidos”. 

Esta es parte de la historia de YinkI y “Lobas de Osorno”, un ejemplo claro de “actitud” (algo fundamental en el rugby) y que confirma que “querer es poder”. 

Síguelas en su podcast: